Filosofía

OBJETIVOS

Apoyar de manera sostenible a la comunidad local a través de proyectos culturales y agrícolas.
Crear un complejo autosuficiente de impacto cero que rehabilite y revitalice las estructuras arquitectónicas y agrícolas autóctonas.
Fomentar el intercambio social ofreciendo residencia a creativos multidisciplinares de cualquier ámbito.
Crear un diálogo innovador y creativo inspirado por la naturaleza, la historia y cultura local.

SOSTENIBILIDAD

Desde sus inicios, Ras de Terra ha contado con la asesoría y el trabajo de los profesionales de la zona,  tanto para la restauración arquitectónica de los espacios, como para la construcción, desarrollo y cultivo de la huerta.
Es un proyecto sostenible que se abastece con su propia energía solar (buscando el impacto medioambiental cero), que preserva el entorno, la arquitectura que le rodea y las costumbres locales. Ras de Terra se asienta en los pilares de la educación, la concienciación, la investigación y la innovación, alentando la inclusión, la regeneración, la dinamización y el desarrollo económico del entorno de La Vera y Extremadura.

Entorno

La belleza y la fragilidad a veces conjugan formulas muy especiales: los secaderos de tabaco se yerguen como unas estructuras pobres, varadas en el territorio que tras el paulatino abandono del cultivo para el que se construyeron, se encuentran  hoy en riesgo de desaparición.
A pesar del deterioro, los secaderos de La Vera están recogidos como uno de los cien paisajes culturales de España, un patrimonio que simboliza una época de bonanza, la relación humana y económica de la sociedad de la Comarca con la naturaleza.
Se estima que en la zona hay unos 4.000 secaderos, la mayor parte de ellos en estado de abandono. Ras de Terra propone revalorizar este elemento arquitectónico, un lugar capaz de ser reconvertido y reutilizado como un espacio dinámico y versátil, cuyos diferentes usos favorezca el desarrollo económico y la preservación de los valores culturales, paisajísticos e históricos de La Vera.

CONSERVACIÓN

Nuestro vínculo con el arte, la conciencia social y el respeto a la naturaleza nos condujo a la rehabilitación de uno de los secaderos de La Vera con el objetivo de establecer un centro de residencias artísticas;  un espacio interrelacionado con una propuesta de desarrollo agrícola en el terreno y la práctica e investigación.
La residencia para creativos, dentro de un ámbito rural, responde a la necesidad de descentralizar la cultura, fomentando el dialogo y acercamiento a la creación contemporánea a través de una experiencia con lo local, creando espacios abiertos de convivencia y cultura.
Para los residentes supone una experiencia que les da la oportunidad, no solamente de ocupar un lugar como espacio de trabajo e investigación, si no adicionalmente convivir con la población, apreciar su gastronomía, charlar con los vecinos, conocer a los diferentes agentes culturales locales y en definitiva, integrarse en todo aquello que determina la zona.