agricultura

Ras de Terra es un proyecto dinámico y versátil que aúna arte y agricultura, pero que además habla de naturaleza, de respeto al ecosistema en el que se ubica el espacio. La agricultura tiene un gran impacto en el clima, en el sistema de regeneración de la tierra, en el uso del agua y la pérdida de biodiversidad y por ello es necesario tener unos valores y filosofía a la hora de cultivar alimentos.
Para la creación y el desarrollo de su huerta, Ras de Terra se ha basado en la permacultura.

permacultura

La permacultura es un sistema de diseño para la creación de medioambientes humanos sostenibles. La palabra es una contracción de agricultura y cultura permanente. El foco es crear sistemas ecológicamente responsables y económicamente viables utilizando las cualidades inherentes de las plantas y las características naturales del paisaje, todo ello teniendo como prioridad su perdurabilidad en el tiempo sin contaminar ni explotar la tierra.
Así es como Ras de Terra ha diseñado y cultivado su huerta. La palabra humildad y humano deriva de “humus”, que significa tierra, barro, lodo… recuperando la humildad, recuperamos el contacto con la naturaleza y transmitimos la importancia de preservar la riqueza de la Tierra que cada día nos alimenta y nos proporciona lo más esencial que necesita el ser humano.

INVESTIGACIÓN GASTRONÓMICA​

La cultura gastronómica es uno de los aspectos más ricos y valiosos de pueblos, regiones y países. La tradición culinaria de un lugar tiene la impronta de su historia y raíces, nos habla de sus suelos y climas, de sus gentes y costumbres. Todas las sociedades se reúnen en torno a una mesa, es una de las grandes características antropológicas del ser humano, un auténtico rito en el que se celebra, se disfruta y se comparte.
En Ras de Terra la gastronomía va a tener un gran valor a comunicar, potenciar y difundir. La gastronomía extremeña es el resultado de su historia, de un largo y profundo relato de migraciones e invasiones y con el descubrimiento del Nuevo Mundo se introdujeron nuevos sabores y alimentos. Siglos que han aportado platos singulares y costumbres propias que permiten dotar a esta cocina de un carácter único.
Especial mención recibe el Pimentón de la Vera, que es mundialmente conocido y ha posicionado internacionalmente a esta región en el mapa.